ESTRELLA FLORES-CARRETERO
MADRID

Soy psicóloga, profesora, empresaria y escritora, aunque no necesariamente por ese orden. Tengo tres novelas publicadas: «Duele la noche», «Piel de agua» y «Días de sal».

Duele la noche
Duele la noche

La nueva novela de Estrella Flores-Carretero

‘Duele la noche’

Mira el trailer
Compra “Duele la Noche”
Suscríbete por email

Estas siguiendo este blog

Únete a otros 83 suscriptores

Últimos tweets
  • Quienes realmente quieran cambiar todo aquello que no les satisface deben ser los protagonistas de su propia vida. https://t.co/i6n6fFM9Eb

    Tweeted on 09:23 AM Jan 22

  • Si creemos que nuestro éxito es cuestión de buena suerte, tenemos muchas probabilidades de que los sueños se queden… https://t.co/P3LKE51VsO

    Tweeted on 07:25 AM Jan 22

  • Nuestro deseo de mejorar es altamente positivo para nuestro bienestar emocional y para la superación personal. https://t.co/zKu37VMzdd

    Tweeted on 05:51 AM Jan 22

  • Es magnifico establecer nuevos retos, sean del tipo que sean. https://t.co/v64Iky7zbK

    Tweeted on 03:18 AM Jan 22

  • Gracias por la mención. https://t.co/KgdWq1YDaF

    Tweeted on 03:18 AM Jan 22

Sígueme en Facebook
El blog de Estrella

¿Te gusta que te lean?

Por el 02/01/2013

lector de tabaqueria

Hace unos días encontré un artículo titulado «Honores al lector de tabaquería». Me sorprendió, porque no sabía que en Cuba existiera un oficio consistente en que una persona lee a los trabajadores mientras estos fabrican puros. El lector de tabaquería lee los periódicos del día, pero también obras literarias, que a veces pueden ser novelas apasionadas, de esas que mantienen en vilo a la audiencia hasta ver en qué quedan los devaneos amorosos de sus protagonistas. Mientras, los oyentes siguen con su tarea, aunque supongo que con algún «¡oh!» de vez en cuando, una media sonrisa, un gesto…

La cosa es que Cuba ha reconocido al lector de tabaquería como Patrimonio Cultural y ha solicitado a la UNESCO que haga lo mismo. A mí me da que pensar este oficio, sobre todo en este mundo en que cada uno se pone sus cascos en el trabajo, en el metro y hasta en la cena familiar si hace falta, y escucha su música particular o a su tertuliano favorito, ejerciendo su derecho de autonomía auditiva.

Recuerdo haber visto en el refectorio de algún monasterio, hace años, a un fraile que leía textos sagrados a los monjes durante las comidas. Parecía una forma de aprovechar ese tiempo, pero también, pensé, una manera de desaprovecharlo sin conversar con el otro.

Hace poco, un conocido me dijo que se había comprado una cinta de correr para casa y que mientras practicaba deporte sin salir de la habitación, su mente se escapaba al espacio exterior gracias a que escuchaba novelas descargadas en su teléfono y leídas por una aplicación llamada «Cool reader». El invento lee con voz metálica y monótona, no con la dulzura, dramatismo, inflexiones, tonos…que se le suponen a un lector humano, pero sirve para salir de la realidad propia y meterse en la ajena, que es de lo que se trata.

Por un lado, la figura de un lector al que escucha con atención una audiencia tiene algo de romántico que me gusta; pero por otra parte, me molestaría que me impusieran a un autor o un texto insoportables… Y  lo que es peor: me ocurre que en cuanto alguien me lee un texto un poco largo, me evado y me pongo a pensar en mi propia novela.

ETIQUETAS
ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJE UN COMENTARIO