ESTRELLA FLORES-CARRETERO
MADRID

Soy psicóloga, profesora, empresaria y escritora, aunque no necesariamente por ese orden. Tengo tres novelas publicadas: «Duele la noche», «Piel de agua» y «Días de sal».

Duele la noche
Duele la noche

La nueva novela de Estrella Flores-Carretero

‘Duele la noche’

Mira el trailer
Compra “Duele la Noche”
Suscríbete por email

Estas siguiendo este blog

Únete a otros 83 suscriptores

Últimos tweets
  • Recuperan campana y libros antiguos del monasterio de Santa Tecla en Siria https://t.co/aYJVxctVvV

    Tweeted on 10:10 AM Dec 13

  • Javier Bardem y Penélope Cruz, nominados al Goya por filme sobre Pablo Escobar https://t.co/0oUhGhbAHV

    Tweeted on 09:45 AM Dec 13

  • El mito de Carmen ha emergido en Moscú con la exposición multimedia "Tres siglos de Carmen" https://t.co/ZJDwDQBb7j

    Tweeted on 09:10 AM Dec 13

  • A prepararse: El "Diccionario de la RAE en línea" incluirá más de 3.000 modificaciones https://t.co/g116uqGOK3

    Tweeted on 08:40 AM Dec 13

  • Archivo de Gabriel García Márquez, ahora disponible en Internet https://t.co/mObyeBv4L8 via @CaracolRadio

    Tweeted on 12:46 PM Dec 12

Sígueme en Facebook
El blog de Estrella

El wifi amansa a las fieras

Por el 07/02/2013

Autobuses con wifi

Empiezo por decir que nada más lejos de mi ánimo que llamar fieras a los niños, y menos siendo profesora y teniendo alumnos muy queridos.

Con el título de este post tan solo trataba de aplicar la frase de «la música amansa a las fieras» a una noticia que he leído en estos días sobre los efectos del wifi.

Resulta que el gobierno de una provincia de Canadá ha equipado los autobuses escolares con conexión inalámbrica a Internet con el fin de que los alumnos, que tardaban hasta 90 minutos en el trayecto de casa al cole y del cole a casa, fueran entretenidos. Y ha sido mano de santo. Tanto que si la conexión falla, es el conductor el primero que llama para que se restablezca cuanto antes.

Al parecer, la conexión cuenta con las mismas restricciones que existen en los colegios sobre redes sociales y acceso a determinados contenidos. Pero los chicos lo ven como un regalo de tiempo extra que pueden pasar en Internet. Sus profesores les animan a que vayan haciendo los deberes, leyendo e-books…, aunque no parece que la mayoría se inclinen por utilizar el wifi con fines académicos.

Que a los niños, desde muy pequeños, les fascinan las pantallas es evidente. Van a ellas como a un imán, les atraen en cuanto las ven en un centro comercial, un espacio público, en casa, en el centro escolar…

Por otra parte, también está claro que conducir un autobús escolar es más sencillo si los alumnos no gritan y dan brincos; es preferible que permanecen quietecitos en sus asientos.

Quede claro que soy una apasionada de Internet, pero me pregunto: ¿dónde queda todo ese tiempo de relación entre ellos, de inventar formas de entretenerse, de pelearse o incluso de aprender a soportar el aburrimiento? Y también me pregunto: ¿por qué hay países tan afortunados que hasta pueden pagar el wifi en los autobuses escolares?

ETIQUETAS
ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJE UN COMENTARIO