ESTRELLA FLORES-CARRETERO
MADRID

Soy psicóloga, profesora, empresaria y escritora, aunque no necesariamente por ese orden. Tengo tres novelas publicadas: «Duele la noche», «Piel de agua» y «Días de sal».

Duele la noche
Duele la noche

La nueva novela de Estrella Flores-Carretero

‘Duele la noche’

Mira el trailer
Compra “Duele la Noche”
Suscríbete por email

Estas siguiendo este blog

Únete a otros 83 suscriptores

Últimos tweets
  • Recuperan campana y libros antiguos del monasterio de Santa Tecla en Siria https://t.co/aYJVxctVvV

    Tweeted on 10:10 AM Dec 13

  • Javier Bardem y Penélope Cruz, nominados al Goya por filme sobre Pablo Escobar https://t.co/0oUhGhbAHV

    Tweeted on 09:45 AM Dec 13

  • El mito de Carmen ha emergido en Moscú con la exposición multimedia "Tres siglos de Carmen" https://t.co/ZJDwDQBb7j

    Tweeted on 09:10 AM Dec 13

  • A prepararse: El "Diccionario de la RAE en línea" incluirá más de 3.000 modificaciones https://t.co/g116uqGOK3

    Tweeted on 08:40 AM Dec 13

  • Archivo de Gabriel García Márquez, ahora disponible en Internet https://t.co/mObyeBv4L8 via @CaracolRadio

    Tweeted on 12:46 PM Dec 12

Sígueme en Facebook
El blog de Estrella

¿Se puede ser un buen escritor y cometer faltas de ortografía?

Por el 02/04/2013

Sobre escritores famosos que escriben de manera incorrecta.

Escritores y faltas de ortografía

Aprender a escribir sin faltas de ortografía es necesario. Refleja nuestra cultura, nuestra educación y nos hace sentirnos seguros en esa ingente cantidad de veces que tenemos que escribir cada día, hoy más que nunca con el auge del correo electrónico y las redes sociales.

Yo lo veo así y trato de que mis alumnos respeten las reglas de la escritura porque me parece imprescindible para el buen desempeño de su futura profesión, sea cual sea, y también como un valor personal.

Nuestra ortografía es un código que regula cómo debemos escribir todos los hispanohablantes y también representa el respeto a nuestro pasado, a la historia de nuestro idioma, a la evolución de la lengua.

Una cosa no quita la otra

Dicho esto, también es cierto que escribir bien y ser un buen escritor no siempre van de la mano. Es decir, que uno puede tener grandes ideas, pero no ser capaz de escribirlas correctamente. Para desempeñar el oficio de escribir se requieren muchas habilidades; entre ellas, el saber contar historias, ordenarlas, despertar interés, provocar emociones, redactar de forma literaria y conocer la ortografía. Los escritores tienen todos estos ingredientes en diferentes proporciones.

Gabriel García Márquez habló hace años de la necesidad de «jubilar la ortografía», unificar bes y uves, suprimir las haches… De él se dice que, pese a sus muchos años de práctica como periodista y escritor, se peleaba con la ortografía constantemente. Su reivindicación no era nueva; mucho antes, Juan Ramón Jiménez, premio nobel de literatura, decidió adoptar su propia ortografía y dejar su escritos llenos de lo que la Academia considera incorrecciones y cualquier adolescente de secundaria sabría corregir.

Desde hace poco sabemos que Jane Austen, que parecía tan perfecta y perfeccionista, escribía fatal, lo cual ha sorprendido a quienes han tenido ocasión de ver sus manuscritos casi dos siglos después de su muerte. Y lo mismo pasaba con Hemingway, Faulkner o el también premio nobel, el insigne poeta William Butler Yeats.

Por suerte para los escritores, existen las editoriales. El buen trabajo de editores y correctores de estilo es otro de los ingredientes imprescindibles para ser un buen escritor.

ETIQUETAS
ARTÍCULOS RELACIONADOS
4 Comentarios
  1. Responder

    Maru

    08/12/2013

    Estoy completamente de acuerdo en lo que expresas. En mi caso, soy licenciada en periodismo y después de tener una entrevista exitosa para entrar a una conocida revista, siguió el examen; un examen de nueve hojas cuyas primeras cinco eran de ortografía y palabras con b,v,y,ll,c,s,z, etcétera.

    Siempre me caractericé por escribir bien, sin embargo ese día del examen, cometí un error de ortografía del que me di cuenta y por descuido (olvido, nervios, estrés, qué se yo…) no corregí… en lugar de escribir atropelló, escribí atropeyó… qué barbaridad… podrás imaginarte cómo me sentí cuando reparé en eso y me di cuenta que no corregí. Me sentí realmente fatal, porque estoy segurísima de que todo lo demás lo tuve excelente. Desde luego, estoy consciente de que todos somos seres humanos y cometemos errores, en mi caso me siento terriblemente culpable, porque no sé si por esa falta me quiten de la lista.

    En fin, no queda más que aprender de los errores, creo que lo importante no es conformarse con el “pues fue un error de ortografía” y ya, sino aprender de éste e intentar no cometerlo de nuevo. Mi preocupación es la impresión que esto pudo generar en el reclutador. Finalmente lo hecho, hecho está y no queda de otra más que poner atención al triple.

    Ojalá en esta profesión los reclutadores se den cuenta de que todos podemos cometer algún error, así sea el “master” en lengua. Desde luego no se trata de escribir mal o cometer 20 mil faltas de ortografía. Pero de que pasa, pasa.

    • Responder

      Estrella Flores-Carretero

      11/12/2013

      Como tú lo dices: pasa.
      Muchas gracias por comentar.
      Un abrazo.

  2. Responder

    Carmen González Huguet

    23/11/2015

    Estimada Estrella: Concuerdo con usted en que la ortografía es muy importante. Pero no comparto la idea de que debe dejarse a editores y correctores de estilo de “arreglar” los desaguisados de escritores sencillamente incapaces de escribir las palabras tal como aparecen en el diccionario. Un buen escritor debería escribir correctamente SIEMPRE. Punto. Eso no es negociable.

    • Responder

      Estrella Flores-Carretero

      30/11/2015

      Muchas gracias por el comentario.
      Un cordial saludo.

DEJE UN COMENTARIO