ESTRELLA FLORES-CARRETERO
MADRID

Soy psicóloga, profesora, empresaria y escritora, aunque no necesariamente por ese orden. Tengo tres novelas publicadas: «Duele la noche», «Piel de agua» y «Días de sal».

Duele la noche
Duele la noche

La nueva novela de Estrella Flores-Carretero

‘Duele la noche’

Mira el trailer
Compra “Duele la Noche”
Suscríbete por email

Estas siguiendo este blog

Únete a otros 83 suscriptores

Últimos tweets
Sígueme en Facebook
El blog de Estrella

Manías de escritores

Por el 23/05/2013

Hay trucos que funcionan a la hora de convocar a las musas, o eso piensan algunos. Las manías de los escritores para inspirarse son de lo más variado.

Manías de escritores

Cuando éramos niños y nos colgábamos cabeza abajo en el columpio o en el sofá, nuestros padres solían decir eso de «Niña, ponte bien, que se te va la sangre a la cabeza». En aquel momento una no entendía por qué podía ser malo que ocurriera tal cosa, pero la verdad es que ahora, bien pensado, supongo que un mayor riego en el cerebro puede ser estupendo para reflexionar mejor o lograr que las ideas adormecidas salgan a flote. Y eso mismo ha debido de pensar Dan Brown, autor de ese bestseller titulado El Código Da Vinci. He leído en estos días que busca inspiración boca abajo, para relajarse,  concentrarse y convocar a las musas. Puede que por eso haya vendido 80 millones de ejemplares. O no.

Cada uno con su tema

Entre los chascarrillos habituales sobre escritores famosos se cuenta, por ejemplo, que Schiller metía los pies en un barreño de agua muy fría en busca de inspiración, o que Isabel Allende siempre ha comenzado sus novelas en 8 de enero, que García Márquez necesitaba rosas amarillas para sentarse a trabajar, que Lord Byron olía trufas en busca de ideas que poder llevar al papel…

Las manías son muy particulares. Puede que algunas sean ciertas y otras inventadas para engordar el anecdotario de los medios de comunicación. Pero hay otras que se denominan «manías» sin serlo: dicen que Isaac Asimov escribía durante los siete días de la semana, que Haruki Murakami se levanta a las 4 de la madrugada para trabajar en sus novelas, que Vargas Llosa empieza su jornada a las 7 de la mañana… Eso no son manías, son los duros horarios del oficio de escritor.

ETIQUETAS
ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJE UN COMENTARIO