ESTRELLA FLORES-CARRETERO
MADRID

Soy psicóloga, profesora, empresaria y escritora, aunque no necesariamente por ese orden. Tengo tres novelas publicadas: «Duele la noche», «Piel de agua» y «Días de sal».

Duele la noche
Duele la noche

La nueva novela de Estrella Flores-Carretero

‘Duele la noche’

Mira el trailer
Compra “Duele la Noche”
Suscríbete por email

Estas siguiendo este blog

Únete a otros 83 suscriptores

Últimos tweets
  • Recuperan campana y libros antiguos del monasterio de Santa Tecla en Siria https://t.co/aYJVxctVvV

    Tweeted on 10:10 AM Dec 13

  • Javier Bardem y Penélope Cruz, nominados al Goya por filme sobre Pablo Escobar https://t.co/0oUhGhbAHV

    Tweeted on 09:45 AM Dec 13

  • El mito de Carmen ha emergido en Moscú con la exposición multimedia "Tres siglos de Carmen" https://t.co/ZJDwDQBb7j

    Tweeted on 09:10 AM Dec 13

  • A prepararse: El "Diccionario de la RAE en línea" incluirá más de 3.000 modificaciones https://t.co/g116uqGOK3

    Tweeted on 08:40 AM Dec 13

  • Archivo de Gabriel García Márquez, ahora disponible en Internet https://t.co/mObyeBv4L8 via @CaracolRadio

    Tweeted on 12:46 PM Dec 12

Sígueme en Facebook
El blog de Estrella

Emociones que curan

Por el 13/06/2013

En el día a día como psicóloga, observo a menudo la conexión entre la salud emocional y la física. Para mí, el cuerpo es el campo de batalla de los juegos de guerra de la mente.

Emociones y salud

Siempre hemos pensado que las emociones tenían que ver con algo mágico, que todo lo relacionado con ellas ocurría sin que pudiésemos controlarlo. Sin embargo, a medida que avanza la ciencia, sabemos más sobre nuestra mente y su efecto sobre el cuerpo: tenemos la certeza de que la mente controla el cuerpo de una manera sorprendente.

Cuestión de neuronas

En nuestras neuronas están grabadas cada una de nuestras emociones en forma de sustancia química. Estas neuronas, conectadas entre sí, trasmiten información sustentada por otras informaciones que tenemos almacenadas en la memoria asociativa. Todos los días reconectamos esta red, la que estamos habituados a usar. Si todos los días generamos emociones de tristeza, rabia, ira o sufrimiento, hay otras células que no se encuentran conectadas y que comienzan a tener una función ineficiente, con el consiguiente efecto sobre las tareas básicas del cuerpo.

Se sabe que las células que no se activan dejan de reconectarse…, y entonces nos convertiremos en personas con ese hábito de tristeza, rabia, ira o sufrimiento. Hemos interrumpido el pensamiento de felicidad, confianza y amor con el que dimos los primeros pasos en este mundo.

La fábrica de emociones de nuestra mente controla y regula el mecanismo nervioso, desde el metabolismo a la actividad sexual y, por tanto, también el sistema inmunológico está regulado por este proceso, por nuestro pensamiento.

Nuestro pensamiento, nuestro cuerpo

Hay un claro efecto del pensamiento en el cuerpo. Si queremos encontrarnos bien físicamente, estamos abocados a aprender a amar y a perdonarnos a nosotros mismos. Porque es aquí donde reside la clave de la salud, en nuestra propia mente, en nuestro propio pensamiento. Por eso creo que el cuerpo es el campo de batalla de los juegos de guerra de la mente.

ETIQUETAS
ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJE UN COMENTARIO