ESTRELLA FLORES-CARRETERO
MADRID

Soy psicóloga, profesora, empresaria y escritora, aunque no necesariamente por ese orden. Tengo tres novelas publicadas: «Duele la noche», «Piel de agua» y «Días de sal».

Duele la noche
Duele la noche

La nueva novela de Estrella Flores-Carretero

‘Duele la noche’

Mira el trailer
Compra “Duele la Noche”
Suscríbete por email

Estas siguiendo este blog

Únete a otros 83 suscriptores

Últimos tweets
  • Recuperan campana y libros antiguos del monasterio de Santa Tecla en Siria https://t.co/aYJVxctVvV

    Tweeted on 10:10 AM Dec 13

  • Javier Bardem y Penélope Cruz, nominados al Goya por filme sobre Pablo Escobar https://t.co/0oUhGhbAHV

    Tweeted on 09:45 AM Dec 13

  • El mito de Carmen ha emergido en Moscú con la exposición multimedia "Tres siglos de Carmen" https://t.co/ZJDwDQBb7j

    Tweeted on 09:10 AM Dec 13

  • A prepararse: El "Diccionario de la RAE en línea" incluirá más de 3.000 modificaciones https://t.co/g116uqGOK3

    Tweeted on 08:40 AM Dec 13

  • Archivo de Gabriel García Márquez, ahora disponible en Internet https://t.co/mObyeBv4L8 via @CaracolRadio

    Tweeted on 12:46 PM Dec 12

Sígueme en Facebook
El blog de Estrella

La suerte de escribir y ser mujer

Por el 19/09/2013

Hubo un tiempo en que escribir y ser mujer era impensable, luego una época en la que resultaba difícil, y hoy me alegro de que sea algo absolutamente normal.

Escribir y ser mujer

A poco que uno se lo proponga —y yo lo hago cada día—, es fácil encontrar varios motivos por los que alegrarse. Hoy yo he hallado el primero al toparme con un artículo sobre la dificultad de compaginar algo tan normal como escribir y ser mujer. «Tinta y lágrimas: escritoras en un mundo de hombres» desgrana las penalidades a las que tuvieron que enfrentarse algunas escritoras famosas de los siglos XIX y XX, como las hermanas Brönte, Virgina Wolf, Rosalía de Castro, Emilia Pardo Bazán… y tantas otras que publicaron con seudónimos de hombres, que forjaron desde la sombra el éxito de sus maridos, hermanos o padres, que se quedaron en el camino o que ni siquiera lo intentaron porque sabían que habría sido inútil.

Es cierto que en este país, no hace más de 70, 60… años, todavía muchas familias consideraban una pérdida de tiempo que las niñas leyeran y las conminaban a hacer sus labores, cuando no a servir la mesa a sus hermanos varones. Pero quiero creer que el mundo avanza, y aunque cada día nos lleguen noticias de abusos sobre mujeres, también nosotras conquistamos derechos cada día.

Razones para alegrarse

En este blog he insistido a menudo en el poder curativo de las emociones, en la importancia de la risa y en la necesidad de trabajarnos nuestra propia felicidad cada día. Así que hoy, en vez de agobiarme por el colegio, la consulta, la familia, las clases, las tareas pendientes, los amigos a los que no he llamado…, he pensado que voy a valorar la suerte que tengo por algo tan normal como poder escribir y ser mujer. Así de sencillo. ¿Y tú? ¿Encuentras cada día alguna razón para alegrarte?

ETIQUETAS
ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJE UN COMENTARIO