ESTRELLA FLORES-CARRETERO
MADRID

Soy psicóloga, profesora, empresaria y escritora, aunque no necesariamente por ese orden. Tengo tres novelas publicadas: «Duele la noche», «Piel de agua» y «Días de sal».

Duele la noche
Duele la noche

La nueva novela de Estrella Flores-Carretero

‘Duele la noche’

Mira el trailer
Compra “Duele la Noche”
Suscríbete por email

Estas siguiendo este blog

Únete a otros 83 suscriptores

Últimos tweets
Sígueme en Facebook
El blog de Estrella

¿Por qué es bueno leer novelas?

Por el 09/01/2014

Siempre nos han dicho que leer es bueno. Ahora, además, estudios científicos confirman nuevas y sorprendentes ventajas de la lectura de novelas.

Por qué es bueno leer novelas

Leer es bueno por muchas razones: porque aprendemos nuevas cosas, nos hacemos más cultos, ponemos en marcha nuestra imaginación, ampliamos vocabulario, mejoramos la ortografía, ejercitamos la memoria, practicamos la concentración, reducimos el estrés y, no menos importante, resulta entretenido.

Pero aún hay más: un interesante estudio afirma que leer novelas deja una huella medible y duradera en nuestro cerebro. Se ha comprobado que algunas novelas pueden aumentar la conectividad en áreas del cerebro relacionadas con el lenguaje y que el efecto persiste más allá del tiempo que se dedica a la lectura.

Leer novelas es vivir más vidas

Casi todos podemos recordar libros que nos han impresionado, porque cuando leemos una novela sentimos que estamos viviendo la misma experiencia que viven los protagonistas de la historia. Ahora se sabe que la lectura de una novela activa nuestra empatía, o la capacidad para ponernos en el lugar del otro, hasta tal punto que las neuronas relacionadas con esas sensaciones también se activan. Podemos pensar en una acción que transcurre en la novela, y las neuronas que se asocian a la acción física imaginada experimentarán cambios.

El estudio, publicado con el nombre de Short and Long-Term Effects of a Novel on Connectivity in the Brain ha demostrado que el efecto de leer una novela persiste más allá del tiempo dedicado a su lectura. Durante la investigación, un grupo de personas leyó cada día determinado número de páginas de una novela y a continuación fueron sometidas a un electroencefalograma para medir sus emociones. Lo curioso fue comprobar que una vez acabada la lectura, el efecto perduraba cada vez que se repetían las pruebas; esto es, que la lectura de una novela dejaba a los lectores en forma, igual que un entrenamiento físico.

Creo que ya que estamos tan preocupados por la estética, por practicar deportes y mantener un aspecto juvenil el mayor tiempo posible, deberíamos dedicar un rato cada día a hacer gimnasia con nuestro cerebro. Y leer novelas es el mejor entrenamiento. Por todo esto y porque estamos comenzando un año, quiero compartir mi firme propósito de leer más en 2014.

ETIQUETAS
ARTÍCULOS RELACIONADOS
2 Comentarios
  1. Responder

    Rosario Carmona

    24/06/2017

    Hola…! Siempre he tenido unas dudas que creo que al fin alguien que me puede contestar. Creo que eres la indicada. Porque nos gusta leer novelas de personas, cosas o eventos que no existen?… No quiero que piensen mal de mi, me fascina hacerlo, pero siempre que leo una novela siento remordimiento porque luego pienso que “debería invertir ese tiempo en otras cosas” desde los quehaceres del hogar hasta leer más artículos científicos o aprender a hacer algo… Leer novelas me gusta mucho, aprendo otras cosas y me da felicidad pero a la vez siento remordimiento de conciencia… solo me pasa a mi?…
    Cómo podría reducir esos pensamientos? Si tan solo me mandas unos links de artículos científicos de beneficios de la lectura de novelas para detener esos pensamientos de manera racional y no quedarme con la idea de “alguien me dijo” sino “esto es lo que se sabe”…

    • Responder

      Estrella Flores-Carretero

      03/07/2017

      A veces ocurre lo que comentas, pero pienso que hemos de darnos “permisos” a nosotros mismos para disfrutar de aquello que no es productivo. En el fondo, en la vida invertimos una gran cantidad de tiempo en el trabajo para otros y poco en nosotros, y cuando nos damos cuenta, se ha pasado un tiempo importante nuestro. A mí, por si te sirve, me parece que la felicidad está, como bien dices, en esos pequeños pellizcos de disfrute para uno mismo. Proponte ese reto: no buscar la última causa y su productividad y, simplemente, disfrútalo. Un abrazo.

DEJE UN COMENTARIO