ESTRELLA FLORES-CARRETERO
MADRID

Soy psicóloga, profesora, empresaria y escritora, aunque no necesariamente por ese orden. Tengo tres novelas publicadas: «Duele la noche», «Piel de agua» y «Días de sal».

Duele la noche
Duele la noche

La nueva novela de Estrella Flores-Carretero

‘Duele la noche’

Mira el trailer
Compra “Duele la Noche”
Suscríbete por email

Estas siguiendo este blog

Únete a otros 83 suscriptores

Últimos tweets
  • ¿Cuál es el plan para este fin de semana? ¿Leer? Les recomiendo mi novela: https://t.co/KRlvK14A5b

    Tweeted on 07:13 AM Jun 23

  • Gabriel García Márquez tendrá su plaza en París https://t.co/PnirJE2e5t

    Tweeted on 07:10 AM Jun 23

  • Faulkner aportó a la literatura latinoamericana la voluntad de escribir de manera incorrecta: Héctor Iván González https://t.co/uMBBKEzOSH

    Tweeted on 06:05 AM Jun 23

  • ¿Leer El Principito en el Metro? ¡Pues sí! via @elcolombiano móvil https://t.co/kggKG96R6Q

    Tweeted on 04:08 AM Jun 23

  • Un magazín para compartir #lecturas de calidad https://t.co/U4L0tA4Z1U via @el_pais

    Tweeted on 07:39 AM Jun 22

Sígueme en Facebook
El blog de Estrella

Sobre cómo NO leer a gran velocidad

Por el 11/03/2014

Desarrollan nuevas aplicaciones que permiten leer a gran velocidad. Lo que debería ser un placer empieza a convertirse en una carrera contrarreloj.

Leer rápido

¿Qué fue de aquel deseo de sentarse tranquilamente a leer un libro? ¿Qué pasó con el placer de leer y releer arrellanados en nuestra butaca favorita? Supongo que Internet nos provee de contenidos tan abundantes e interesantes que nos obliga a sentir la necesidad de no perdernos nada de lo que ocurre en la red. Por eso nacen los programas de lectura rápida que nos prometen que seremos capaces de «Leer libros enteros a gran velocidad».

Devoradores de libros

Al parecer, la gente normal puede leer entre 200 y 250 palabras por minuto, pero con un cierto entrenamiento es posible alcanzar las 400. Ahora, los nuevos métodos aseguran que sería posible llegar ¡hasta las mil palabras por minuto! Por poner un ejemplo, mi novela Piel de agua tiene unas 80.000 palabras; esto significa que en poco más de una hora cualquier lector entrenado podría acabársela, y a otra cosa.

Para algunas personas, leer es su trabajo: editores, profesores, periodistas… En muchas profesiones el nivel de competencia resulta tan elevado que es necesario estar literalmente al día en multitud de campos, hay que estudiar continuamente, adquirir nuevos conocimientos y formarse sin descanso. Médicos, informáticos, ingenieros y un sinfín de profesionales precisan documentarse sin respiro.

Pero una cosa es leer y otra, muy distinta, asimilar lo leído. Los estudiantes, obligados a devorar textos a todas horas, lo saben muy bien. Si no realizan una lectura comprensiva y pausada, si no subrayan, toman notas, hacen cuadros sinópticos… la tarea es baldía. De nada sirve alcanzar la palabra FIN si no hemos disfrutado del camino hasta llegar a ella. Y esto vale tanto para la lectura como para la vida misma.

Algunas veces echo un vistazo por encima o leo a toda prisa —es decir, con la rapidez que me permite enterarme de lo que leo— los libros e informes necesarios para mi trabajo, y confieso que me gustaría hacerlo en menos tiempo. Pero cuando me siento a leer una novela, un poema, una obra de teatro, me encanta avanzar despacio, volver atrás, saborear varias veces el mismo verso, tomar notas sobre un párrafo, memorizar un aforismo… En esos momentos, no quiero leer a gran velocidad.

ETIQUETAS
ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJE UN COMENTARIO