ESTRELLA FLORES-CARRETERO
MADRID

Soy psicóloga, profesora, empresaria y escritora, aunque no necesariamente por ese orden. Tengo tres novelas publicadas: «Duele la noche», «Piel de agua» y «Días de sal».

Duele la noche
Duele la noche

La nueva novela de Estrella Flores-Carretero

‘Duele la noche’

Mira el trailer
Compra “Duele la Noche”
Suscríbete por email

Estas siguiendo este blog

Únete a otros 83 suscriptores

Últimos tweets
  • Recuperan campana y libros antiguos del monasterio de Santa Tecla en Siria https://t.co/aYJVxctVvV

    Tweeted on 10:10 AM Dec 13

  • Javier Bardem y Penélope Cruz, nominados al Goya por filme sobre Pablo Escobar https://t.co/0oUhGhbAHV

    Tweeted on 09:45 AM Dec 13

  • El mito de Carmen ha emergido en Moscú con la exposición multimedia "Tres siglos de Carmen" https://t.co/ZJDwDQBb7j

    Tweeted on 09:10 AM Dec 13

  • A prepararse: El "Diccionario de la RAE en línea" incluirá más de 3.000 modificaciones https://t.co/g116uqGOK3

    Tweeted on 08:40 AM Dec 13

  • Archivo de Gabriel García Márquez, ahora disponible en Internet https://t.co/mObyeBv4L8 via @CaracolRadio

    Tweeted on 12:46 PM Dec 12

Sígueme en Facebook
El blog de Estrella

¿Hay que prohibir algunos libros?

Por el 03/11/2014

Padres de Estados Unidos quieren prohibir libros que contengan sexo explícito, violencia y lenguaje ofensivo. Algunas asociaciones luchan para que estos libros no estén en las bibliotecas públicas, a las que pueden tener acceso los menores.

Prohibir libros

Vaya por delante: cada padre y cada madre tienen derecho a educar a sus hijos como les dé gana. La mayoría de los padres en Estados Unidos, en España o en cualquier lugar del mundo se preocupan por los contenidos a los que los niños tienen acceso, sobre todo si pueden ser perturbadores para su normal desarrollo psíquico. Es lógico. No hay por qué enfrentar a los pequeños a situaciones para las que aún no están preparados, porque puede afectarles de muy diferentes maneras. Así que es muy saludable para todos lanzar un NO cada vez que sea necesario.

Poner límites a los niños es imprescindible para su seguridad personal, su aprendizaje y su autoestima. Por tanto, los padres son responsables de establecerlos. Cuando me consultan como psicóloga y me piden «recetas» para fijar límites a los hijos, yo siempre digo: «Hasta los 8 años, hay que hacer lo que los padres digan, sin más; a partir de los 9, hay que escucharlos, y en la adolescencia, tenemos que pactar con ellos».

Los niños pequeños no razonan como los adultos, tienen un pensamiento representacional, para ellos las cosas suceden porque sí. Pero es muy importante establecer límites desde el primer momento porque, cuando llega la adolescencia y se los saltan todos, ya es demasiado tarde para educarlos.

Dicho esto, creo que es imposible poner puertas al campo en un mundo donde existe internet, teléfonos inteligentes, acceso a la red en cada esquina… Los padres no pueden ni deben convertirse en guardaespaldas de sus hijos. Por otra parte, como todos los que un día fuimos niños sabemos, no hay nada más incitador que una prohibición.

Muchos libros que hoy se consideran obras de arte fueron en su día prohibidos por padres o padrastros de la moral y las buenas costumbres. En la lista de los libros que las asociaciones de padres quieren prohibir hay también algunas joyas, como Beloved, Ojos azules, novelas de la premio nobel de Literatura Toni Morrison, o la famosa El guardián entre el centeno, de Salinger. Además reclaman también que los pequeños no puedan leer sobre la pobreza ni la desigualdad social, ni las ideas políticas, ni las religiosas…

Hay alternativas mejores

En mi modesta opinión, como psicóloga y educadora (y vuelvo a repetir que cada padre puede educar a sus hijos como mejor le parezca), no es conveniente prohibir. Existen formas mucho más eficaces de proteger a los menores sin recurrir a la censura. Por ejemplo, leer con ellos cuando son pequeños, orientarlos en sus lecturas más adelante, comentar en familia los libros que leemos, ver a su lado los programas de televisión, explicarles las informaciones que inevitablemente les llegarán sobre las injusticias, las desigualdades sociales, la violencia, el sexo…, siempre de forma adaptada a su grado de madurez. En definitiva, pasar tiempo con ellos, estar a su lado y compartir nuestras vidas.

ETIQUETAS
ARTÍCULOS RELACIONADOS
4 Comentarios
  1. Responder

    Enrique Espejo Aguila

    03/11/2014

    Siempre he pensado que “el chocolate prohibido es el más sabroso”
    A la sociedad en general no le puedes prohibir algo, la naturaleza se abre camino y en este caso, siempre terminan por tener cierto acercamiento a eso prohibido, la tentación tal vez.

    No puedes dirigir y controlar el pensamiento de una persona y, aunque lo intentaras, creo la mejor manera es permitiendole leer eso que es malo y demostrar, con hechos, argumentos, o falsedades -dependerá del control a utilizar- que lo “correcto” es lo mejor.

    Sin embargo no tengo hijos, creo seguiré una política abierta con ellos, aunque el resto de la sociedad y familia que me rodea me dice que no lo haré, junto al clásico: “cuando tengas hijos entenderás”
    Puede ser, por lo pronto no está nada mal leer voces interesantes como la tuya para ir forjando o reforzando mi manera de penar.

    • Responder

      Estrella Flores-Carretero

      04/11/2014

      Tienes razón. Muchas gracias por compartir y comentar. Un cordial saludo.

  2. Responder

    Núria Graell

    05/11/2014

    Yo creo que una buena opción es leer todo lo que se pueda con ellos, ya que aparte de fomentarles el hábito de la lectura, que favorece su razonamiento y su pensamiento.

    • Responder

      Estrella Flores-Carretero

      11/11/2014

      Totalmente de acuerdo.
      Gracias por comentar y compartir.
      Un afectuoso saludo.

DEJE UN COMENTARIO