ESTRELLA FLORES-CARRETERO
MADRID

Soy psicóloga, profesora, empresaria y escritora, aunque no necesariamente por ese orden. Tengo tres novelas publicadas: «Duele la noche», «Piel de agua» y «Días de sal».

Duele la noche
Duele la noche

La nueva novela de Estrella Flores-Carretero

‘Duele la noche’

Mira el trailer
Compra “Duele la Noche”
Suscríbete por email

Estas siguiendo este blog

Únete a otros 83 suscriptores

Últimos tweets
Sígueme en Facebook
El blog de Estrella

Día del Libro, un día para volver a los clásicos

Por el 23/04/2015

Hoy, 23 de abril, es el Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor. En esa fecha también se conmemora el aniversario de la muerte de Cervantes, de Shakespeare y del Inca Garcilaso de la Vega.

DÍA_DEL_LIBRO

El Día del Libro es siempre para mí un día feliz en el que me gusta salir a la calle, comprar libros, regalarlos, regalarme alguno y esperar con ilusión que alguien me obsequie con una sorpresa editorial.

Pero esta vez me apetece hacer una recomendación a todos y a mí misma: volver a los clásicos. A menudo estamos al día en las últimas novedades editoriales, los autores de moda, las nuevas novelas que recomiendan en periódicos y revistas, las que se exhiben en los expositores destacados de las librerías, los top ten del momento… Está bien incluir estas lecturas para estar al día sobre lo que se cuece en el mundo editorial y la situación actual que nos toca vivir. Sin embargo, creo que deberíamos reservar la mayor parte de nuestro tiempo de lectura para leer a los clásicos.

Mucha gente que se tiene por culta o interesada en la cultura afirma haber leído a Shakespeare, a Cervantes o al Inca Garcilaso, por poner estos tres ejemplos que hoy vienen al caso, pero ¿siempre es verdad? Estoy segura de tenemos abundantes carencias, de ahí lo que suele decirse: «Estoy releyendo La divina comedia», en vez de reconocer que es la primera vez que uno se acerca a Dante.

¿Por qué es importante la literatura clásica?

Un libro considerado clásico es ya una garantía de calidad. El tiempo deja fuera lo irrelevante y la historia se quita pronto el lastre de lo que no es trascendente. Basta con releer un periódico del mes pasado para diferenciar lo que ya no importa en absoluto de lo que permanece.

Un clásico está al margen de las modas. ¡Cuántos libros se escriben por sugerencia del editor, por conveniencia del mercado o para ganar un premio! Puede que muchos de ellos tengan un vida muy limitada.

Italo Calvino, Borges y otros muchos autores ya considerados clásicos han escrito sobre la importancia de leer a los clásicos porque en ellos encontramos la vigencia de su trasfondo en relación a nosotros y a nuestros sentimientos más profundos. Esto es así porque, en palabras de Azorín, «ese nosotros nunca cambia».

Leer a los clásicos no solo incrementa nuestra cultura y nos ayuda a comprender la esencia del ser humano, sino que también mejora nuestra actividad cerebral. Según recientes investigaciones, cuando leemos algo complejo o ajeno al lenguaje que utilizamos cada día se producen beneficios cerebrales, incluso parece que leer poesía podría ser más útil que un libro de autoayuda, ya que activa zonas el cerebro donde se almacenan recuerdos autobiográficos, y eso nos permite comprenderlos y reflexionar sobre ellos.

Lo clásico siempre es moderno

Hay que quitar hierro a la palabra «clásico». Da la impresión de que es antiguo, difícil, un libro que nos impusieron en la escuela, algo escrito por un muerto, aburrido. Todo lo contrario. el amor, la risa, los celos, la avaricia, el odio, la ira… nos conmoverán mientras exista el ser humano.

Para leer a los clásicos tampoco tenemos que remontarnos Homero si no nos gusta, elijamos autores, géneros y épocas, que hay mucho para disfrutar: puede que todavía no hayamos leído la archiconocida historia de Romeo y Julieta, las deliciosas Novelas ejemplares o la peculiar visión de La Florida del Inca, por poner tres ejemplos.

Feliz Día del Libro 2015.

ETIQUETAS
ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJE UN COMENTARIO