ESTRELLA FLORES-CARRETERO
MADRID

Soy psicóloga, profesora, empresaria y escritora, aunque no necesariamente por ese orden. Tengo tres novelas publicadas: «Duele la noche», «Piel de agua» y «Días de sal».

Duele la noche
Duele la noche

La nueva novela de Estrella Flores-Carretero

‘Duele la noche’

Mira el trailer
Compra “Duele la Noche”
Suscríbete por email

Estas siguiendo este blog

Únete a otros 83 suscriptores

Últimos tweets
  • ¿Cuál es el plan para este fin de semana? ¿Leer? Les recomiendo mi novela: https://t.co/KRlvK14A5b

    Tweeted on 07:13 AM Jun 23

  • Gabriel García Márquez tendrá su plaza en París https://t.co/PnirJE2e5t

    Tweeted on 07:10 AM Jun 23

  • Faulkner aportó a la literatura latinoamericana la voluntad de escribir de manera incorrecta: Héctor Iván González https://t.co/uMBBKEzOSH

    Tweeted on 06:05 AM Jun 23

  • ¿Leer El Principito en el Metro? ¡Pues sí! via @elcolombiano móvil https://t.co/kggKG96R6Q

    Tweeted on 04:08 AM Jun 23

  • Un magazín para compartir #lecturas de calidad https://t.co/U4L0tA4Z1U via @el_pais

    Tweeted on 07:39 AM Jun 22

Sígueme en Facebook
El blog de Estrella

Lectores de picoteo

Por el 03/05/2015

Hay gente capaz de sentarse a la mesa y pegarse un gran atracón de un solo plato, mientras que otros prefieren probar distintos aperitivos, picar de esto y aquello… Con la lectura ocurre lo mismo.

LECTORES-DE-PICOTEO

Siempre me ha parecido curioso observar cómo nuestra forma de ser se refleja absolutamente en todo lo que hacemos, incluso en algo aparentemente tan unificado como es la forma de leer. Conozco gente capaz de devorar no solo tremendos librotes, sino uno tras otro hasta agotar toda la bibliografía de un mismo autor. Por el contrario, cada día veo más lectores que no acaban ningún libro, salvo que sea delgado, y con esfuerzo.

En la era de internet nos estamos acostumbrando al picoteo. Justo cuando más acceso tenemos a todo tipo de libros, incluso de forma gratuita a muchos autores clásicos, preferimos saltar de uno a otro sin reflexionar, sin concentrar nuestra atención en un texto más allá de unos minutos.

Leer en pantallas ha cambiado nuestra manera de leer: soportamos solo contenidos breves, y la lectura de libros parece haberse contagiado de esa urgencia por revolotear de una página a otra y de un autor al siguiente.

Sin embargo, la lectura reflexiva, en profundidad, es hoy más necesaria que nunca, porque solo ese tipo de ejercicio nos permite la introspección, la asimilación y el conocimiento. Si queremos ser creativos, tenemos que ser capaces de dedicar un tiempo diario a la inmersión en una lectura profunda y pausada. Y no solo eso: quienes tienen a su cargo la educación de niños y jóvenes deben inculcar el hábito de la lectura antes de que las nuevas tecnologías acaben con el esfuerzo cognitivo y lo reduzcan a un mero escaneo.

El trabajo de leer

Leer no es fácil, picotear sí. Leer requiere un esfuerzo, primero el de encontrar tiempo y reservárnoslo igual que acotamos un espacio cada día para dormir, para comer, para hablar con nuestra pareja o nuestros amigos. Exige además tener el compromiso de permanecer concentrados en la lectura y de avanzar en ella. En cierto sentido, me parece un error asimilar la lectura al mero placer. También es un deber, un trabajo, sin que eso implique rechazo. Es algo así como cuando vamos al gimnasio: nos esforzamos duramente porque sabemos que el ejercicio nos lleva al bienestar; estaríamos mejor tumbados en el sofá con el mando a distancia en la mano, pero no queremos abandonar nuestro cuerpo. Entonces, ¿por qué arruinar nuestro intelecto?

ETIQUETAS
ARTÍCULOS RELACIONADOS
2 Comentarios
  1. Responder

    N. (@nawesa)

    05/05/2015

    Hace rato que leí un artículo sobre la noción de “multitareas” que toca justo este punto. Nuestros cerebros nos recompensan con el “picoteo”, y la sensación de novedad se vuelve adictiva. Personalmente, me ha servido tomar notas de lo que leo. He notado que con eso mi mente está más atenta a la trama y recuerdo mejor lo que leo. Pero es verdad que siempre tengo más de un libro abierto y puedo durar meses con uno sin terminar mientras inicio y termino otros.

    • Responder

      Estrella Flores-Carretero

      07/05/2015

      Muchas gracias por tu aportación. Un cordial saludo.

DEJE UN COMENTARIO