ESTRELLA FLORES-CARRETERO
MADRID

Soy psicóloga, profesora, empresaria y escritora, aunque no necesariamente por ese orden. Tengo tres novelas publicadas: «Duele la noche», «Piel de agua» y «Días de sal».

Duele la noche
Duele la noche

La nueva novela de Estrella Flores-Carretero

‘Duele la noche’

Mira el trailer
Compra “Duele la Noche”
Suscríbete por email

Estas siguiendo este blog

Únete a otros 83 suscriptores

Últimos tweets
Sígueme en Facebook
El blog de Estrella

Escribir un solo libro puede ser mejor que escribir dos

Por el 24/07/2015

Imagino que si escribes una novela y arrasas con ella de forma inesperada tiene que darte miedo ir a por la segunda. Con toda probabilidad, la crítica dirá que no es tan buena como la primera. Y a lo mejor es verdad.

Harper Lee

Entiendo que un escritor inseguro pueda pensar que es mejor quedarse corto y que si te pasas es peor, como en el juego de las siete y media.

Hay grandes autores que no nos dieron una segunda oportunidad para reafirmar lo buenos que eran. Unos murieron muy pronto, como el creador de la tan valorada Tiempo de silencio, Luis Martín Santos, desaparecido en accidente de automóvil cuando aún no había cumplido los 40. O como Emily Brontë, a quien derrotó la tuberculosis a los 30 años, poco después de publicar Cumbres Borrascosas.

Hay otros escritores, como Juan Rulfo, con una bibliografía tan exigua como prodigiosa, que dejó de escribir cuando murió su musa, en este caso su tío Celerino, gran contador de historias.

Ignoro las razones que han llevado a Harper Lee, la autora de Matar a un ruiseñor, a no escribir nunca más después de publicar su magnífica novela en 1960 y ganar el Premio Pulitzer al año siguiente. En estos días hay muchas noticias sobre la publicación de otra novela suya, Ve y pon un centinelaque no es posterior, sino previa, y que dejó dormir toda la vida en un cajón, según dice su abogada. Harper Lee tiene 89 años y está en una residencia de ancianos. Pero antes estuvo activa y colaboró con algunos artículos en distintos medios. Es decir, que si no publicó esa novela antes, seguro que fue porque no quiso.

Ve y pon un centinela ha sido un éxito arrollador de ventas nada más salir al mercado. Barnes&Noble, la mayor cadena norteamericana de librerías, anuncia que se han batido todos los récords: en una semana, un millón cien mil ejemplares vendidos. El problema es que los compradores se la están leyendo y parece que no les gusta. Algunos críticos la ven como un borrador fallido de Matar a un ruiseñor, con párrafos iguales, sin revisar y con un argumento poco redondo; otros no soportan ver que Atticus Finch (en el imaginario colectivo Gregory Peck) no sea aquí el íntegro abogado, sino un tipo que justifica el racismo.

Visto todo esto cabe preguntarse qué necesidad había de publicar Ve y pon un centinela en lugar de dejar que la anciana Harper Lee muriera tranquila, con la gloria merecida de Matar a un ruiseñor. La respuesta es obvia: los intereses económicos.

ETIQUETAS
ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJE UN COMENTARIO