ESTRELLA FLORES-CARRETERO
MADRID

Soy psicóloga, profesora, empresaria y escritora, aunque no necesariamente por ese orden. Tengo tres novelas publicadas: «Duele la noche», «Piel de agua» y «Días de sal».

Duele la noche
Duele la noche

La nueva novela de Estrella Flores-Carretero

‘Duele la noche’

Mira el trailer
Compra “Duele la Noche”
Suscríbete por email

Estas siguiendo este blog

Únete a otros 83 suscriptores

Últimos tweets
  • ¿Cuál es el plan para este fin de semana? ¿Leer? Les recomiendo mi novela: https://t.co/KRlvK14A5b

    Tweeted on 07:13 AM Jun 23

  • Gabriel García Márquez tendrá su plaza en París https://t.co/PnirJE2e5t

    Tweeted on 07:10 AM Jun 23

  • Faulkner aportó a la literatura latinoamericana la voluntad de escribir de manera incorrecta: Héctor Iván González https://t.co/uMBBKEzOSH

    Tweeted on 06:05 AM Jun 23

  • ¿Leer El Principito en el Metro? ¡Pues sí! via @elcolombiano móvil https://t.co/kggKG96R6Q

    Tweeted on 04:08 AM Jun 23

  • Un magazín para compartir #lecturas de calidad https://t.co/U4L0tA4Z1U via @el_pais

    Tweeted on 07:39 AM Jun 22

Sígueme en Facebook
El blog de Estrella

El poder del boca a boca en el éxito de un libro

Por el 20/05/2016

Una buena campaña de marketing puede hacer milagros con cualquier producto, pero la venta de libros es un mercado diferente.

El boca a boca en los libros Estrella Flores-Carretero

Escribía hace unos días en este mismo blog sobre que comprar libros no es lo mismo que leerlos. Este fenómeno de almacenar volúmenes en casa con la ilusión de leerlos en un futuro es algo así como guardar en la despensa arroz y legumbres para hacer frente a situaciones de hambre, físico en este caso, mental en el otro.

Al parecer, el porcentaje de libros que compramos y no leemos se dispara cuando son en formato digital. Y eso que estoy hablando de descargas legales y pagadas. No me queda claro si es porque la gente se anima más a leer (y terminar) libros en papel o porque resulta más cómodo almacenar lectura de la que no ocupa lugar frente a la que implica cargar estanterías inútilmente.

En mi opinión, los editores deberían estar preocupados no solo por no vender suficientes libros, sino por el hecho de que no se lean aunque se compren. Es decir, recibir la necesaria compensación económica por el producto libro no lo es todo, también hay que conseguir que se lea. Obtener resultados con buenas campañas de mercadotecnia o con autores que venden como rosquillas es magnífico, pero no debemos olvidar que el verdadero éxito de un libro está en manos de los lectores.

El boca a boca, o boca-orella, según la expresión en catalán, es el motor principal de la industria del libro. ¡Cuántas veces hemos renunciado a empezar una novela solo porque personas de nuestra confianza nos dicen: «No pude con ese libro», «Menudo rollo», «Lo tuve que dejar a la mitad»…! La prueba de que la recomendación de las personas funciona más que cualquier anuncio publicitario está en el fenómeno booktuber, esos lectores que se han convertido en verdaderos prescriptores para sus fans y que tanta influencia tienen en las ventas.

Para mí, como para cualquier escritor, vender no es lo principal. Queremos que nos lean.

ETIQUETAS
ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJE UN COMENTARIO