ESTRELLA FLORES-CARRETERO
MADRID

Soy psicóloga, profesora, empresaria y escritora, aunque no necesariamente por ese orden. Tengo tres novelas publicadas: «Duele la noche», «Piel de agua» y «Días de sal».

Duele la noche
Duele la noche

La nueva novela de Estrella Flores-Carretero

‘Duele la noche’

Mira el trailer
Compra “Duele la Noche”
Suscríbete por email

Estas siguiendo este blog

Únete a otros 83 suscriptores

Últimos tweets
  • Recuperan campana y libros antiguos del monasterio de Santa Tecla en Siria https://t.co/aYJVxctVvV

    Tweeted on 10:10 AM Dec 13

  • Javier Bardem y Penélope Cruz, nominados al Goya por filme sobre Pablo Escobar https://t.co/0oUhGhbAHV

    Tweeted on 09:45 AM Dec 13

  • El mito de Carmen ha emergido en Moscú con la exposición multimedia "Tres siglos de Carmen" https://t.co/ZJDwDQBb7j

    Tweeted on 09:10 AM Dec 13

  • A prepararse: El "Diccionario de la RAE en línea" incluirá más de 3.000 modificaciones https://t.co/g116uqGOK3

    Tweeted on 08:40 AM Dec 13

  • Archivo de Gabriel García Márquez, ahora disponible en Internet https://t.co/mObyeBv4L8 via @CaracolRadio

    Tweeted on 12:46 PM Dec 12

Sígueme en Facebook
El blog de Estrella

El nacimiento de una novela

Por el 30/10/2016

Con tres novelas publicadas y tres rondas de presentaciones y promociones es normal tener que responder a las mismas preguntas. Lo hago siempre encantada.

ESTRELLA FLORES-CARRETERO

Desde que publiqué Días de sal hasta hoy he tenido la suerte de ser entrevistada en muchos medios, por periodistas que se interesan por el proceso creativo del nacimiento de una novela. También mis alumnos y amigos me preguntan. Y yo siempre estoy dispuesta a responder, ¡faltaría más!

El proceso creativo

Suelo contar que mis novelas han nacido de un sueño, el de ser escritora. Pero para que los anhelos se cumplan es imprescindible el ingrediente principal: la pasión. Es cierto que ya desde pequeña me gustaba mucho leer y mi afición favorita con mis hermanos y mis amigos del cole era inventar historias e interpretarlas. Tuve la suerte de crecer en una familia que me proporcionó una infancia feliz y creativa, pero también con la inmensa riqueza de tener cerca a los abuelos, esa fuente de información privilegiada.

Los cuentos de la niñez despiertan la imaginación, así que creo que no me quedaba otra que canalizar las vivencias acumuladas hacia la escritura. Pasé de escribir historias para el colegio a escribir novelas.

Durante la creación de mi primer libro tuve, como cualquiera, muchas incertidumbres, pero supe que debía correr el riesgo, con independencia de si iba a conseguir publicar o no. La vida me ha enseñado que del éxito se aprende solo a veces; del fracaso, siempre. Como está en mi naturaleza arriesgar, cuando en 2008 se publicó Días de sal ya tenía mi segunda novela en mente, Piel de agua. Luego vino el bombazo de poder lanzarla con Penguin para Estados Unidos y Latinoamérica y, a partir de ahí, la experiencia extraordinaria de conocer gente destacada, atender a los medios, acudir a ferias internacionales del libro… y, sobre todo, tener contacto con los lectores y sentir que puedo aportar algo bueno a sus vidas.

Con la tercera novela publicada, Duele la noche, puedo asegurar que triunfar en la vida no es otra cosa que cumplir los sueños personales.

No ha sido fácil ni lo va a ser. La satisfacción de haber logrado mis metas (¡hasta el momento!) es fruto de un gran esfuerzo. Hay que creer en uno mismo, sí, pero también esforzarse cada día, tener disciplina, constancia, responsabilidad, trabajo y más trabajo. Como tantas veces se ha dicho, en una novela hay muy poco de inspiración y casi todo de transpiración. Escuchar, planificar, crear personajes, llorar y reír con ellos, verlos crecer no es sencillo. Como tampoco lo es ver acabado un libro, tenerlo en las manos y esperar que llegue a los lectores.

Las grandes hazañas nunca son fáciles, pero no hay que tener miedo. Es la única manera de que los sueños se conviertan en realidad.

ETIQUETAS
ARTÍCULOS RELACIONADOS
2 Comentarios
  1. Responder

    Daniel

    31/10/2016

    “Triunfar en la vida no es otra cosa que cumplir los sueños personales” es una frase enorme, especialmente en el contexto de una sociedad que opta cada día por promover el desprecio por los anhelos, la mirada impaciente hacia la ilusión, el olvido ingrato hacia la rotunda premisa de que todo, todo lo que de este mundo disfrutamos, fue antes un sueño, una ilusión, una fantasía hasta que tocó la impaciencia y el ingenio de alguien. Todas las pantallas, todas sí, desde la del celular hasta la que reemplaza el écran de un cine, los paneles solares, “El Amor en los Tiempos del Cólera”, el horno microondas, los antibióticos, la pluma fuente, los calzoncillos, la bomba de agua, el foco incandescente, la toalla higiénica, los portaaviones, los hisopos, la bicicleta, todo, TODO fue antes un proyecto, una idea; y concretarlo para ingresar en lo que se da por llamar desarrollo, progreso, un sueño. “Triunfar en la vida no es otra cosa que cumplir los sueños personales” es la segunda frase que debe presidir en mármol el muro principal de todas las escuelas. La primera es de Blades: “Estudia, trabaja y sé gente primero; ahí está la salvación”. Saludos cordiales.

    • Responder

      Estrella Flores-Carretero

      01/11/2016

      Daniel, muchas gracias por tus hermosas y edificantes palabras. Totalmente de acuerdo. Un fuerte abrazo.

DEJE UN COMENTARIO