ESTRELLA FLORES-CARRETERO
MADRID

Soy psicóloga, profesora, empresaria y escritora, aunque no necesariamente por ese orden. Tengo tres novelas publicadas: «Duele la noche», «Piel de agua» y «Días de sal».

Duele la noche
Duele la noche

La nueva novela de Estrella Flores-Carretero

‘Duele la noche’

Mira el trailer
Compra “Duele la Noche”
Suscríbete por email

Estas siguiendo este blog

Únete a otros 83 suscriptores

Últimos tweets
Sígueme en Facebook
El blog de Estrella

Los alimentos del escritor

Por el 13/11/2016

Escribir es un acto solitario, pero antes de sentarse delante de la página en blanco hay que alimentarse de experiencias.

Estrella Flores-Carretero

Hay escritores huraños, que viven aislados y se relacionan con los demás lo menos posible. Paradójicamente encuentran en sí mismos a todos los otros y su introspección hace que puedan reflejar el alma humana con sus complejidades sin necesitar a los demás como modelos.

Escritores sociales

Pero hay otros escritores que se alimentan de la compañía de la gente, del placer de la buena amistad, de la risa, de la vida social… Con ello, además de ganar en felicidad, nutren sus novelas.

Este tipo de escritores pueden estar rodeados de gente pensando cosas como tengo que recordar esto, que no se me olvide anotar que…, esta anécdota me va a venir bien para recrear la situación del protagonista, ese rasgo le irá bien a mi personaje…

Otras veces, en cambio, parece que el escritor se olvida de nutrir su novela; está solamente centrado en vivir la situación, en disfrutar de la amistad, en abrir su mente. No toma notas, ni reales ni mentales. Nada parece que pueda convenir a la trama que tiene en desarrollo y, sin embargo, cuando se sienta a escribir, todo fluye, aparentemente sin pensar, es porque emana de la experiencia vivida.

Escritores viajeros

La idea de una novela, el guion, la selección del material, la recopilación, la organización… necesitan también de la observación de lo que ocurre a nuestro alrededor no como espectadores, sino como actores de la vida.

Para escribir hay que pensar, pero también vivir. A menudo, después de la experiencia de un viaje en el que estamos ocupados en adaptarnos a contextos desconocidos, descubrir nuevas personas, salir de nuestra zona de confort, llegamos a casa y nos damos cuenta de que necesitamos volver a escribir, nos sentimos plenamente creativos. No hay riqueza mayor que la que aportan los viajes.

Escritores lectores

Creo que las mejores ideas nacen de la experiencia propia y de la observación de los otros. Y también de la lectura.

Los escritores necesitan el alimento de la información porque no siempre es posible imaginar lo que no se conoce. Y, ya lo he dicho más veces, para escribir hay que leer.

Todo escritor vive atento, de una forma u otra, a lo que ocurre a su alrededor porque necesita nutrirse para crear. ¡Y yo creo que hay que comer de todo!

 

ETIQUETAS
ARTÍCULOS RELACIONADOS
1 Comentario
  1. Responder

    Mª Isabel Delgado Gonzalez

    13/12/2016

    Las persona pueden realizar tareas básicas,instrumentales y avanzadas.

    ¿ Por qué no poder plasmar dichas vivencias en un libro?

    Escribir dejándote llevar es como enfrentarte a un lienzo en blanco donde los pinceles marcan con el baile de nuestra mano una coreografía que resultan agradable a la vista.

    Nutrir nuestros sentidos hacen que estos desarrollen habilidades, que gratamente nos podrían sorprender.

    “Relacionarse y vivir puede desembocar en escribir”

DEJE UN COMENTARIO