ESTRELLA FLORES-CARRETERO
MADRID

Soy psicóloga, profesora, empresaria y escritora, aunque no necesariamente por ese orden. Tengo tres novelas publicadas: «Duele la noche», «Piel de agua» y «Días de sal».

Duele la noche
Duele la noche

La nueva novela de Estrella Flores-Carretero

‘Duele la noche’

Mira el trailer
Compra “Duele la Noche”
Suscríbete por email

Estas siguiendo este blog

Únete a otros 83 suscriptores

Últimos tweets
Sígueme en Facebook
El blog de Estrella

¿Escuchar un libro en vez de leerlo?

Por el 16/04/2017

Los audiolibros son una tendencia comercial en alza en Estados Unidos. La Association of American Publishers ofrece cifras de crecimiento del 37 % en en 2016, pero dentro del 5 % que representa esta modalidad entre los formatos de lectura.

audiolibros

El aprendizaje auditivo representa una pequeña parte entre las formas de adquirir conocimiento. La mayoría de las investigaciones afirman que es el 5 %; es decir, escuchar a un profesor dándote la charla sin hacer nada más, puede suponer que el alumno recuerde al día siguiente tan solo un 5 % de lo que le han contado.

Por eso tener a los chicos de oyentes, sin ninguna actividad asociada, no da buenos resultados en la enseñanza. Hay que añadir otras vías didácticas para reforzar el aprendizaje, como la lectura, los medios audiovisuales, demostraciones, exposiciones y argumentaciones por parte del alumno, las prácticas y ejercicios.

Si quieres que te cuenten historias…

Los audiolibros consisten en escuchar la lectura de alguna novela realizada por un actor de doblaje, por un programa informático o por la voz que elijamos, hombre o mujer. Igual que en el navegador del coche. Incluso existen las narraciones orales dramatizadas, si queremos. También podemos elegir que nos cuenten la historia en modo abreviado o íntegro.

El audiolibro no es nuevo, existe desde que los métodos de grabación de voz se popularizaron, con más precariedad que ahora en sus comienzos, claro, pero con la misma intención de acercar contenidos a personas que no pueden, no saben o no quieren leer.

Así, mientras corremos en la cinta del gimnasio o hacemos cosas tediosas como planchar, nos ponemos al día en literatura.

La idea de que uno puede escuchar una narración mientras friega los platos, por ejemplo, y ya marcar como leída la última novela de un autor de moda está haciendo que el formato audio crezca en popularidad.

Se me ocurre que un audiolibro en versión resumida puede venir bien para opinar sobre novelas que todo el mundo ha leído y que nosotros no porque tenemos otras prioridades; esos bestsellers que no pensamos leer en nuestra vida, pero de los que nos gustaría descubrir el secreto de su éxito.

Los audiolibros pueden ser una maravilla también para toda esa gente que no puede leer en el autobús porque se marea, o para las personas sin tiempo, para quienes tienen falta de hábito o dificultades para la lectura por problemas de visión o de comprensión lectora, y para quienes quieran entrenar la atención. No para los demás, porque escuchar un audiolibro no es leer.

 

ETIQUETAS
ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJE UN COMENTARIO