ESTRELLA FLORES-CARRETERO
MADRID

Soy psicóloga, profesora, empresaria y escritora, aunque no necesariamente por ese orden. Tengo tres novelas publicadas: «Duele la noche», «Piel de agua» y «Días de sal».

Duele la noche
Duele la noche

La nueva novela de Estrella Flores-Carretero

‘Duele la noche’

Mira el trailer
Compra “Duele la Noche”
Suscríbete por email

Estas siguiendo este blog

Únete a otros 83 suscriptores

Últimos tweets
  • Quienes realmente quieran cambiar todo aquello que no les satisface deben ser los protagonistas de su propia vida. https://t.co/i6n6fFM9Eb

    Tweeted on 09:23 AM Jan 22

  • Si creemos que nuestro éxito es cuestión de buena suerte, tenemos muchas probabilidades de que los sueños se queden… https://t.co/P3LKE51VsO

    Tweeted on 07:25 AM Jan 22

  • Nuestro deseo de mejorar es altamente positivo para nuestro bienestar emocional y para la superación personal. https://t.co/zKu37VMzdd

    Tweeted on 05:51 AM Jan 22

  • Es magnifico establecer nuevos retos, sean del tipo que sean. https://t.co/v64Iky7zbK

    Tweeted on 03:18 AM Jan 22

  • Gracias por la mención. https://t.co/KgdWq1YDaF

    Tweeted on 03:18 AM Jan 22

Sígueme en Facebook
RECETA PARA QUE LOS SUEÑOS SE CUMPLAN
El blog de Estrella

La receta para que los sueños se cumplan

Por el 02/01/2018

Empezar el año implica iniciar una nueva aventura y experiencia de vida, es una oportunidad renovada para fijarnos retos de superación personal. Pero si hacemos todo igual, es difícil que algo cambie.

La mayoría de la gente celebra el cambio de año como si fuera un gran acontecimiento y no como algo que se produce inexorablemente cada doce meses. Con la misma frecuencia que se da el uno de enero hay un primero de marzo o de noviembre, pero cargamos en el nuevo ciclo anual la oportunidad de cambiar nuestras vidas, de mejorar como personas, de conseguir todo aquello que ansiamos.

Está bien renovar las ilusiones y llenar nuestro mes de enero de buenos propósitos. Es magnifico establecer nuevos retos, sean del tipo que sean: adelgazar, dejar de fumar, encontrar pareja, leer un libro al mes, cambiar de trabajo… Nuestro deseo de mejorar es altamente positivo para nuestro bienestar emocional y para la superación personal.

Sin embargo, corremos el riesgo de creer que los buenos deseos van a cumplirse gracias a un brindis, a llevar puesta una prenda roja o a comer doce uvas sin retrasos ni adelantos. Si creemos que nuestro éxito es cuestión de buena suerte, tenemos muchas probabilidades de que los sueños se queden solo en eso, en sueños.

Las estadísticas dicen que tenemos más probabilidades de que nos caiga un rayo encima que de que nos toque la lotería. La suerte es caprichosa, y eso significa que no podemos confiar en ella.

¡A trabajar!

Quienes realmente quieran cambiar todo aquello que no les satisface deben ser los protagonistas de su propia vida y no dejarla en manos de la superstición. Cuando nos fijamos objetivos realistas, con periodos de tiempo suficientes para alcanzarlos, con perseverancia, motivación, esfuerzo y valentía, con espíritu de sacrificio, abnegación y trabajo, somos capaces de lograr todo aquello que nos propongamos.

Esto no significa, ni mucho menos, que debamos centrarnos exclusivamente en nosotros mismos. Estoy convencida de que el respeto a los demás, la colaboración con ellos y la armonía de nuestros deseos con los de las personas que nos rodean es lo que puede conducirnos al éxito. Los objetivos personales son verdaderamente valiosos cuando son comunes.

A diferencia de los que creen que es importante empezar el año con el pie derecho y no con el izquierdo, yo creo firmemente en que los sueños se cumplen solo cuando trabajamos por ellos.

ETIQUETAS
ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJE UN COMENTARIO