ESTRELLA FLORES-CARRETERO
MADRID

Soy psicóloga, profesora, empresaria y escritora, aunque no necesariamente por ese orden. Tengo tres novelas publicadas: «Duele la noche», «Piel de agua» y «Días de sal».

Duele la noche
Duele la noche

La nueva novela de Estrella Flores-Carretero

‘Duele la noche’

Mira el trailer
Compra “Duele la Noche”
Estrella Flores-Carretero Duele la Noche Amazon
Estrella Flores-Carretero Duele la Noche en El Corte Inglés
Estrella Flores-Carretero Duele la Noche en FNAC
Estrella Flores-Carretero Duele la Noche en La Casa del Libro
Suscríbete por email

Estas siguiendo este blog

Únete a otros 83 suscriptores

Últimos tweets
Sígueme en Facebook
LIDER-ACCESIBLE
El blog de Estrella

¿Qué es ser un líder accesible?

Por el 02/09/2018

Decir «mi puerta está siempre abierta» no basta para convertirse en un líder accesible; es más, puede ser un error. Los líderes verdaderamente accesibles actúan de otro modo.

Una cualidad importantísima en el líder empresarial es labrarse una reputación de persona accesible, porque solo mediante la escucha de los demás podrá avanzar en su liderazgo y llevar su empresa a buen puerto.

Sin embargo, la accesibilidad no es dejar claro que la puerta de su despacho estará siempre abierta porque, en primer lugar, eso supone dar por sentado que son los demás quienes deben entrar en el espacio del dirigente en lugar de hacer lo contrario.

Como reflejan Megan Reitz y John Higgins, profesores y autores de varios libros sobre liderazgo, mucha gente no se siente cómoda si tiene que acceder al ámbito de las personas que considera por encima o en un estatus privilegiado de la empresa. Por lo tanto, el líder accesible debe trabajar la accesibilidad de otra forma.

  1. Acceder al territorio de los otros. Es importante que el líder empresarial que aspira a tener un liderazgo accesible se mueva en el mismo espacio que los miembros de la empresa o del equipo. Y no solo donde realizan sus actividades de trabajo, también hay que estar en los espacios de ocio, no para ver, sino para compartir.
  2. Conocer a los demás. Esto implica aprenderse sus nombres, saludar cada mañana a la gente, despedirse al salir, mirar a los demás a la cara, saber que la madre de tal persona está ingresada, que tal empleado ha viajado de vacaciones a un lugar estupendo, que el hijo del recepcionista se llama Alejandro… Y no vale decir que uno es fatal para los nombres o que tiene mala memoria: las agendas están para algo.
  3. Dedicarles tiempo. Es verdad que a menudo los líderes empresariales están sobrepasados de trabajo, pero hablar con la gente debe ser una parte importante de su trabajo. Hay que escuchar activamente, sin distracciones y haciendo preguntas, tomar nota de lo que nos dicen y reflexionar sobre lo que escuchamos.
  4. Hablar de uno mismo (a veces). No se trata de ser el centro de atención, sino de compartir información personal, de los intereses y las aficiones, de las cosas que gustan y que divierten… Es una forma de relacionarse, de dar a conocer cómo es uno para poder conocer a los demás.
  5. Pedir opinión. Cuando un líder se muestra sinceramente interesado en las opiniones de los demás los otros saben que pueden decir lo que quiere escuchar, pero también lo que le disgusta oír. Esa es la única forma de mejorar.

Y dicho esto, solo si uno tiene la puerta verdaderamente abierta puede permitirse cerrarla cada vez que sea necesario.

 

ETIQUETAS
ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJE UN COMENTARIO