ESTRELLA FLORES-CARRETERO
MADRID

Soy psicóloga, profesora, empresaria y escritora, aunque no necesariamente por ese orden. Tengo tres novelas publicadas: «Duele la noche», «Piel de agua» y «Días de sal».

Duele la noche
Duele la noche

La nueva novela de Estrella Flores-Carretero

‘Duele la noche’

Mira el trailer
Compra «Duele la Noche»
Suscríbete por email

Estas siguiendo este blog

Únete a otros 83 suscriptores

Sígueme en Facebook
El blog de Estrella

¿PERDEMOS TALENTOS AL ENVEJECER EN LA EMPRESA?

Por el 22/06/2020

Una sociedad en la que el talento de los trabajadores de más de 50 años no se valora, pierde valor y resulta tremendamente injusta. A menudo se prefiere jubilar a personas que no han cumplido los 60 y contratan a jóvenes, a los que por supuesto, hay que dar oportunidades, pero no a costa de renunciar al talento de los mayores.

Los avances médicos y científicos han elevado considerablemente las expectativas de vida en condiciones de plenitud. Es normal que las personas que se jubilan con 65 o 67 años estén en plenas capacidades físicas y mentales. En España, el 23,50 % de los trabajadores tienen más de 55 años, pero el envejecimiento poblacional hará que este porcentaje se duplique en menos de 10 años.

A diferencia de lo que ocurre en Europa y en buena parte de Latinoamérica, en Estados Unidos se valora más a los trabajadores sénior, donde no es raro que muchos jubilados vuelvan a su trabajo para liderar proyectos especiales, limitados en el tiempo o para contratos eventuales o a tiempo parcial.

Me gusta esta flexibilidad que permite elegir opciones de colaboración y beneficiarse así del talento de los veteranos. Pero, para llegar a esto, tenemos que hacer un trabajo de cambio de mentalidad, barrer los prejuicios sociales.

Por un lado, los jóvenes creen que los mayores carecen de habilidades informáticas, que son incapaces de adaptarse a los continuos cambios tecnológicos y que encima suelen estar mejor pagados. Tienen algo de razón.

Por otra parte, los mayores opinan que los jóvenes son ignorantes en todo lo que no sea su especialidad, que carecen de experiencia laboral y que actúan con prepotencia. También tienen algo de razón.

Sin embargo, es un error plantear «tú o yo». Estoy segura de que las empresas que excluyen a los mayores lo van a pagar caro en los próximos años. En mi opinión, la mezcla generacional es muy beneficiosa porque permite…

  • Luchar contra la discriminación. Ser mayor no es una condición de nacimiento. Si somos afortunados, nosotros también llegaremos a ese estado. Los departamentos de recursos humanos deben trabajar para acabar con la discriminación por razones de edad. Las personas mayores pueden tener deficiencias en aprendizaje o rapidez mental, pero tienen mucho que aportaren cuanto a conocimiento de la empresa, disminución de errores, experiencia en la toma de decisiones, perspectiva histórica de la sociedad y los mercados, red de contactos…
  • Incorporar la flexibilidad. Hay que tener en cuenta que muchos mayores no trabajan tanto por el sueldo como por el placer que supone estar activos. Ellos valoran especialmente la flexibilidad horaria, un menor presentismo, cambio de responsabilidades; de manera que es posible renegociar condiciones y salarios con mayor facilidad.
  • Ganar con las diferencias. Está demostrado que los mayores trabajan mejor en equipo y sienten un mayor compromiso hacia su empresa. Esto puede contribuir a transmitir una magnífica cultura empresarial a los jóvenes.
  • Mejorar la imagen corporativa. Las personas mayores hacen más creíbles a las empresas, muestran una imagen inclusiva y respetuosa. Además, generan mayor empatía con los clientes, que, en nuestras sociedades envejecidas, suponen la mayoría y, no lo olvidemos, tienen poder adquisitivo.
  • Aprovecharse del ‘mentoring’. Incorporar talento joven puede ocasionar tropiezos en la productividad. Todo trabajador nuevo necesita un tiempo de rodaje para conocer la empresa, una etapa en la que es habitual sentirse estresado, inseguro y que es proclive a los errores.

Un buen programa de mentoring, que facilite a los jóvenes estar acompañados por trabajadores mayores en su camino hacia la excelencia, hará que todas las partes salgan beneficiadas.


No hay que juzgar a nadie por su edad, sino por su cualificación profesional y sus cualidades humanas.


ETIQUETAS
ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJE UN COMENTARIO