ESTRELLA FLORES-CARRETERO
MADRID

Soy psicóloga, profesora, empresaria y escritora, aunque no necesariamente por ese orden. Tengo tres novelas publicadas: «Duele la noche», «Piel de agua» y «Días de sal».

Duele la noche
Duele la noche

La nueva novela de Estrella Flores-Carretero

‘Duele la noche’

Mira el trailer
Compra «Duele la Noche»
Suscríbete por email

Estas siguiendo este blog

Únete a otros 83 suscriptores

Sígueme en Facebook
El blog de Estrella

Un momento para la desconexión

Por el 06/01/2022

La tecnología nos ha permitido salvar las distancias y los tiempos, evitar los desplazamientos, comunicarnos al instante, enviar y recibir información desde cualquier lugar del planeta… Pero estas grandes ventajas, impensables hasta hace poco, también han traído un lado negativo: la dependencia informática, a veces llamada “esclavitud informática”. 

Desconectar es una necesidad humana que ya regulan casi todos los países, pero que todavía no está implantado en muchas empresas. Sin embargo, el planteamiento no debe ser el de respetar el horario para evitar demandas, ni tampoco el de aceptar la tecnología permanente por temor a represalias o despidos. Lo verdaderamente importante es que empleados y empleadores desarrollemos una sensibilidad de respeto hacia el tiempo privado, y ser consciente en ambas partes si es posible.

Por qué es importante desconectar

En mi opinión, proteger el derecho a estar desconectados beneficia a las personas y, como consecuencia, a la empresa que, no lo olvidemos, está formada por seres humanos. Cuando los empleados no se sienten agobiados ni sobrecargados permanentemente, se incrementa su bienestar, su deseo de permanencia y su motivación.

Además, evitar el estrés permite alejar los problemas de salud física y mental. No es solo por salud, la desconexión es el alimento de la creatividad y el impulso para seguir adelante.

Cómo facilitar la desconexión

Es preciso contar con una política interna que detalle qué se puede esperar de las personas durante el horario de trabajo remoto y qué no se les puede pedir, qué pasará si no responden durante determinados periodos de tiempo y si pueden o no recibir sanciones por ello. Debemos crear una cultura de la desconexión en la que participen los trabajadores, la empresa y los proveedores, todos unidos para mostrar que buscamos un enfoque conjunto de respeto.

De qué forma gestionar las excepciones

Ambas partes deben estar abiertas a establecer horarios siempre que sea posible, pero también a aceptar controles durante los «permitidos». Existen programas que permiten conocer el desempeño y nadie debería sentirse molesto por reportar a los encargados de supervisarlo. Una empresa no es una fundación de caridad y necesita cumplir objetivos. Precisamente por ello, habrá que considerar que cada negocio tiene distintos requisitos, porque los clientes no trabajan con horario estándar. La flexibilidad es un imperativo en determinados puestos y empresas, aunque también en ese caso conviene establecer qué injerencias están dispuestos a admitir quienes asumen la excepcionalidad. Las organizaciones no deben olvidar ser agradecidas con las personas y las personas con las empresas que, fuera de su horario, trabajan por el bien común. 

Por último, os deseo unos días de desconexión, de disfrutar con lo que deseen, porque como decía Eleanor Roosevelt:

“El propósito de la vida es vivirla, saborear la experiencia al máximo, para llegar con interés y sin miedo a nuevas y ricas experiencias». 

ETIQUETAS
ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJE UN COMENTARIO