ESTRELLA FLORES-CARRETERO
MADRID

Soy psicóloga, profesora, empresaria y escritora, aunque no necesariamente por ese orden. Tengo tres novelas publicadas: «Duele la noche», «Piel de agua» y «Días de sal».

Duele la noche
Duele la noche

La nueva novela de Estrella Flores-Carretero

‘Duele la noche’

Mira el trailer
Compra «Duele la Noche»
Suscríbete por email

Estas siguiendo este blog

Únete a otros 83 suscriptores

Sígueme en Facebook
LIDERAZGO EMPRESAS FAMILIARES
El blog de Estrella

El liderazgo en las empresas familiares

Por el 17/02/2019

Cuando la familia y la empresa están interrelacionadas, el liderazgo debe ser, por fuerza, diferente. Por un lado, la búsqueda de beneficios sigue siendo prioritaria, como en toda empresa, pero, por otro, resulta esencial mantener la unión de los miembros de la familia. El liderazgo en las empresas familiares va más allá del negocio.

Las empresas familiares generan una parte importantísima del empleo mundial y son clave en la economía de cualquier país. En el mundo de los negocios existen innumerables estudios, libros y hasta posgrados dedicados a esta modalidad empresarial por su relevancia y su singularidad. Las empresas familiares pueden llegar a ser las más productivas y las más gratificantes en el plano personal y profesional para todos los miembros del grupo cuando se gestionan de la manera adecuada. No olvidemos que la mayoría de las grandes empresas que conocemos hoy en día tienen un origen familiar, como El Corte Inglés, Sol Meliá, Barceló, Inditex, Grupo Siro…

Estos son los puntos más importantes que deben tener en cuenta las empresas familiares:

Potenciar el sentimiento de pertenencia al grupo. Un líder es quien está al servicio de quienes lidera para conseguir un plan común. Solo podrá lograr el liderazgo eficaz si todos los miembros de la empresa se sienten comprometidos con ella. Esto solo es posible mediante una adecuada gestión de las emociones en el grupo. Hay que partir del autoconocimiento, el manejo de los sentimientos negativos, la expresión positiva, la asertividad, la empatía, la puesta en valor las actitudes que se quieren potenciar en lugar de criticar las que resultan menos convenientes para el grupo… La educación de las emociones permitirá crear un fuerte sentimiento de pertenencia.

Profesionalizar la empresa. La familia no puede abarcar todas las funciones. Debe contratar a personal externo. La idea es buscar la máxima profesionalización en todos los puestos y evitar las organizaciones endogámicas sin una visión crítica exterior. Es importante saber renunciar a los propios intereses para salvaguardar los de la empresa familiar.

Ser flexibles. El liderazgo en la empresa familiar no tiene por qué recaer en una sola persona. Cada uno puede tener su campo e ir cambiando, delegando, liderando o dando un paso al lado. Hay muchos tipos de liderazgo: democrático, ejemplarizante, acompañante, orientado a las personas… Todos pueden funcionar dependiendo de la evolución y de la situación. Del mismo modo, las empresas familiares deben estar abiertas, y preparadas, para la llegada de las jubilaciones y la incorporación de nuevas generaciones.

Saber gestionar los conflictos. Algo tan natural en la vida como los conflictos, y más en una empresa familiar, no debe verse como el fin de una corporación; al contrario, pueden ser una oportunidad de mejora. Si las familias no consiguen gestionar sus conflictos, deben ponerse en manos de especialistas en el manejo de las emociones que los ayuden a resolver las diferencias y aprender de ellas para seguir creciendo.

Cuidar la comunicación. En todo grupo humano la comunicación es importante, pero en la empresa familiar lo es más. Hablar con claridad, de manera directa y sencilla, sin distorsiones, dejar claros los roles de cada miembro del equipo y dar voz e importancia a todos resulta primordial. No hay que dejar para el mail o el WhatsApp lo que se puede transmitir personalmente con calidez y confianza. En la empresa familiar es importante aprender a comunicar abiertamente las expectativas, dudas, temores y esperanzas de cada uno.

Separar la vida familiar de la empresarial. El mayor riesgo de la empresa familiar es creer que el ámbito privado y el profesional tienen que ser permeables. El plano familiar no debe interferir en el funcionamiento de la empresa familiar ni los problemas del negocio pueden inundar el terreno de la familia.

De todo ello dependerá la estabilidad de la empresa familiar.

 

 

ETIQUETAS
ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJE UN COMENTARIO