ESTRELLA FLORES-CARRETERO
MADRID

Soy psicóloga, profesora, empresaria y escritora, aunque no necesariamente por ese orden. Tengo tres novelas publicadas: «Duele la noche», «Piel de agua» y «Días de sal».

Duele la noche
Duele la noche

La nueva novela de Estrella Flores-Carretero

‘Duele la noche’

Mira el trailer
Compra «Duele la Noche»
Suscríbete por email

Estas siguiendo este blog

Únete a otros 87 suscriptores

Sígueme en Facebook
El blog de Estrella

Empleados bumerán

Por el 27/04/2022

Una relación laboral no es como una de pareja. Por eso y porque el talento no abunda, las empresas harán bien en mantener las puertas abiertas por si los trabajadores que deciden marcharse desean volver, eso sí, aquellos que se marchan sin hacer daño a la empresa donde han permanecido: ser lo que llaman «empleados bumerán».

Es lícito querer avanzar en la carrera, desempeñar un nuevo puesto o perseguir un sueño. Las personas tienen derecho a cambiar por razones personales, profesionales o económicas sin que por ello haya que quemar los puentes. Un trabajador que se va puede reincorporarse en un futuro o también convertirse en un nuevo socio, en un cliente o, nada más y nada menos, que en alguien que hable bien de su antigua empresa. Por todo ello y por respeto a las decisiones de los demás hay que procurar que las despedidas no sean definitivas.

Que alguien se vaya no es una traición

Está en la filosofía empresarial abrazar el cambio, la innovación, el progreso. Y también en el ADN de alguien que decide emprender un nuevo camino. Por tanto, lo coherente es festejar su afán de superación y desearle lo mejor. Se trata de pasar una página del libro, no de que sea la última. 

Expresar las emociones

Siempre es importantísimo gestionar las emociones adecuadamente, pero más en estos momentos. Hay que decir de forma explícita a quien decide marcharse que no queremos que se vaya, pero que lo entendemos. Sin sensiblerías, pero con la sensibilidad suficiente para hacer del momento una reunión constructiva, con las palabras precisas para que sepa que cuenta con nuestra aprobación.

Brindar apoyo

«Me gustaría tener dónde volver no para volver sino para tenerlo, nada más»

escribía José Donoso en El lugar sin límites. Decirle a alguien que no se encontrará con una puerta cerrada si considera que se ha equivocado o si ambiciona un puesto mejor una vez que haya adquirido nuevos conocimientos, es no cerrar una oportunidad para la empresa y también un gesto de apoyo hacia quien va a arriesgarse. Quien busca nuevas oportunidades merece tener la seguridad de que podrá volver a un lugar seguro.

Mantener el contacto

El mundo no es tan grande como parece. Probablemente, tarde o temprano, todos los que trabajamos en un mismo sector nos encontraremos. Seguir en contacto presencial o virtual con alguien que ya no está en la organización es una oportunidad de networking. Un exempleado contento es un punto a favor de la buena reputación corporativa. Por educación, afectos, sentido común e interés, conviene mantener la cercanía por todos los medios: con invitaciones a un evento, felicitaciones en el cumpleaños o en Navidad, retuits en Twitter, recomendaciones en LinkedIn… 

Gestionar el regreso

Si llega la hora de demostrar que todo lo dicho anteriormente no eran solo palabras, hay que facilitar el regreso de un empleado bumerán con sus pros y sus contras. Puede que se arrastren problemas del pasado sin solucionar, pero una adecuada gestión emocional permitirá superar los inconvenientes y potenciar las ventajas del reencuentro: quien ya conoce la empresa se adaptará más rápidamente, tendrá más experiencia, sumará contactos, aportará nuevos clientes y se sentirá más vinculado esta segunda vez. 

Por último, no olvidemos la frase que se atribuye a fray Luis de León, tras retomar su cátedra después años de exclusión; su «decíamos ayer» es el epítome de la vuelta a la normalidad sin rencor, mirando hacia adelante.

ETIQUETAS
ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJE UN COMENTARIO