ESTRELLA FLORES-CARRETERO
MADRID

Soy psicóloga, profesora, empresaria y escritora, aunque no necesariamente por ese orden. Tengo tres novelas publicadas: «Duele la noche», «Piel de agua» y «Días de sal».

Duele la noche
Duele la noche

La nueva novela de Estrella Flores-Carretero

‘Duele la noche’

Mira el trailer
Compra «Duele la Noche»
Suscríbete por email

Estas siguiendo este blog

Únete a otros 94 suscriptores
mundo de las inversiones estrella flores carretero
El blog de Estrella

Una mirada interior en el mundo de las inversiones

Por el 29/01/2024

La toma de decisiones en inversión financiera es un desafío significativo en la vida de muchas personas.  Yo, por supuesto, no soy especialista en el análisis de mercado y en el conocimiento del mundo financiero, pero sí puedo hablar del papel central que juega el proceso psicológico humano en este proceso, ayudar a comprender y gestionar las principales facetas de la mente humana durante la toma de decisiones y la inversión, es una de ella.

Warren Buffett, uno de los inversores y empresarios más exitosos y reconocidos del mundo, dice que, «…la inversión exitosa requiere paciencia, disciplina y un enfoque racional. Si no puedes controlar tus emociones, no debes invertir».

Y es que las emociones desempeñan un papel crucial en la toma de decisiones. Sentimientos como el miedo, la codicia y la euforia pueden nublar el juicio y llevar a comportamientos irracionales. Identificar y saber gestionar estas emociones es esencial para evitar conductas impulsivas que comprometan y afecten a la salud financiera de cualquier inversor a corto o a largo plazo.

Desde mi punto de vista hay unas consideraciones desde el punto de vista psicológico a tener en cuenta:

Los sesgos cognitivos y el miedo

Son patrones de pensamiento que afectan a la toma de decisiones. Algunos de los más comunes incluyen el sesgo de confirmación, que favorece la información que respalda las creencias preexistentes, y el sesgo de aversión a la pérdida, que lleva a evitar riesgos por temor a perder.

Entender y superar estos sesgos permite tomar decisiones más racionales y fundamentadas. El miedo, la codicia o la euforia pueden nublar el juicio y llevar a tomar decisiones impulsivas o irracionales. Por lo tanto, controlar y regular las emociones es fundamental para tomar decisiones financieras acertadas.

Peter Lynch decía que «Más dinero se ha perdido por los inversores tratando de evitar el pánico sellando sus acciones por miedo a una caída del mercado que por cualquier otra razón».

El análisis versus la intuición

La toma de decisiones en la inversión a menudo requiere encontrar un equilibrio entre el análisis lógico y la intuición. Mientras que el análisis proporciona datos objetivos y cifras claves, la intuición tiene que ver con la inteligencia emocional y, por tanto, está más ligada a captar oportunidades y comprender patrones ocultos.

Aprender a confiar en nuestra intuición, respaldándola con análisis adecuados, puede ser un activo valioso para los inversores. Decía Jason Zweig, periodista en “Wall Street Journal”, que «…el mayor enemigo de un buen inversor es uno mismo. El miedo y la codicia son más destructivos que cualquier recesión».

Minimizar el riesgo teniendo paciencia

La gestión del riesgo es fundamental para el éxito en las inversiones. La mente humana tiende a buscar gratificaciones instantáneas y evitar pérdidas, lo que puede llevar a decisiones arriesgadas a corto plazo.

Desarrollar la capacidad de evaluar, mantener una visión a largo plazo y tener paciencia son habilidades valiosas para enfrentar el proceso de inversión de manera efectiva. El proceso de inversión es un viaje de aprendizaje continuo, la capacidad de aprender de los errores pasados ​​y adaptarse a las condiciones cambiantes del mercado es esencial, pero cada día la toma de decisiones desde la emoción cobra más importancia en el mundo de las finanzas y, aunque las circunstancias y los riesgos pueden ser diferentes, los aspectos psicológicos implicados se tienen más en cuenta en este campo.

La aversión a la pérdida o el exceso de confianza lleva a muchas personas a tomar decisiones poco informadas o irreflexivas.

Y acabaré con esta frase de Georges Clason que decía que «El secreto del éxito financiero está en entender que cada decisión financiera es, en realidad, una decisión emocional disfrazada de número», y yo estoy de acuerdo.

ETIQUETAS
ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJE UN COMENTARIO