ESTRELLA FLORES-CARRETERO
MADRID

Soy psicóloga, profesora, empresaria y escritora, aunque no necesariamente por ese orden. Tengo tres novelas publicadas: «Duele la noche», «Piel de agua» y «Días de sal».

Duele la noche
Duele la noche

La nueva novela de Estrella Flores-Carretero

‘Duele la noche’

Mira el trailer
Compra «Duele la Noche»
Suscríbete por email

Estas siguiendo este blog

Únete a otros 94 suscriptores
la experiencia no siempre es un plus estrella flores carretero
El blog de Estrella

La experiencia no siempre debe ser un plus

Por el 14/02/2023

Al contrario de la opinión general que rige en el mundo de los recursos humanos, creo que la experiencia no es necesaria para contratar a nadie en muchos casos. España tiene un 40 % de desempleo juvenil, la mayor tasa de Europa.

No digo que haya que emplear a inexpertos para paliar esta deficiencia, que también en una mayoría de casos, sino que el ejercer una profesión durante años no implica ninguna garantía de conocimiento ni de desempeño.

José María de Pereda, el novelista español del siglo XIX, decía que «la experiencia no consiste en el número de cosas que se han visto, sino en el número de cosas que se han reflexionado». Una frase que apoya mi opinión de que algunos llegan a la madurez profesional sin haber aprendido mucho de lo vivido, mientras que un novato, lleno de entusiasmo y ganas de aprender, puede contribuir decisivamente al éxito empresarial.

Numerosos estudios afirman que no existe una correlación significativa entre la experiencia laboral previa y el desempeño futuro. Para quien selecciona personal es fácil evaluar la cantidad de trabajos anteriores, el tiempo transcurrido en un determinado puesto, los años en tareas similares…, pero eso no revela la maestría en el pasado ni anticipa el futuro.

Mucha gente no puede o no tiene ambición para mejorar; otros se vieron incapaces de dar lo mejor de sí mismos en una empresa donde no se les permitió sentirse a gusto o en la que no se potenció su creatividad. Hay quien llega al mercado laboral por primera vez, ya sea por su edad o por circunstancias de la vida.

Otros desean reinventarse en un nuevo campo, quizá en el que siempre habían soñado… Por eso, lo de «se necesita experiencia» está desfasado en una gran cantidad de profesiones. A la hora de contratar, deben primar otros aspectos:

Búsqueda de talento

Un empresario es alguien acostumbrado a correr riesgos, ¿por qué, entonces, no invertir en gente nueva? A menudo, oímos hablar de la captación de nuevos talentos; sin embargo, eso es imposible si aplicamos el obsoleto filtro de «se exige experiencia».

Es necesario abrir nuestra mente y nuestras puertas a las personas que nunca han trabajado, porque es lo justo y porque seguro que nos llevaremos sorpresas con lo mucho que pueden aportar.

Cualificación profesional

Busquemos empleados que hayan cursado los estudios necesarios para cada puesto de trabajo, pero también que tengan deseos de continuar formándose el resto de su vida. No rechacemos a aquellos que cambian de un campo a otro o que tienen conocimientos en muchas áreas: la curiosidad universal debe ser altamente valorada; al menos, tanto como la especialización.

Habilidades emocionales

Los individuos con una buena educación emocional son los que más deberían interesan a las empresas. Se trata de personas que conocen sus fortalezas y debilidades, que se sienten motivadas ante los desafíos, que manifiestan empatía hacia los demás y disfrutan trabajando en equipo, que tienen habilidades sociales, que son asertivas, que obtienen satisfacción por la tarea bien hecha. La garantía del éxito empresarial no es tener más o menos trabajadores con experiencia, sino el buen clima organizacional.

Y eso no se consigue solo con expertos; se logra con personas que saben gestionar sus emociones. Es responsabilidad de los líderes encontrar a la persona adecuada para cada puesto, sin aplicar criterios generalistas ni anticuados.

Y también, posibilitar que quienes no tienen experiencia puedan adquirirla mediante la formación y los programas de mentoría adecuados. Y las ganas de aprender, porque “el aprendizaje es la experiencia reflexiva, lo demás es información” decía Albert Einstein. Y la sabiduría se alcanza haciéndolo propio, pero dando esa oportunidad para realizarlo. “Sólo la propia y personal experiencia hace al hombre sabio”. S. Freud.

ETIQUETAS
ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJE UN COMENTARIO